SOBRE EL TÉ NEGRO


El té negro se diferencia de los demás tés en que tiene una oxidación del 100%, por lo que su contenido en teína también es mayor al resto.
El té negro tiene un gran carácter por su color intenso, sus notas ahumadas, a madera o cacao, y en otras variedades podemos encontrar notas florales, afrutadas. Podemos disfrutar de tés negros muy diferentes entre ellos, incluso del mismo grupo.
Es muy rico en minerales como el magnesio, calcio, cromo, hierro, cinc, manganeso, fósforo, potasio, aluminio y flúor.

Beneficios y propiedades del té negro


Existen numerosos estudios que atribuyen al té negro una amplia variedad de propiedades beneficiosas para la salud.
Una de las más destacadas es que contrribuye a la disminución del colesterol en sangre. También resaltar su gran contenido en antioxidantes, lo cual además de ayudarnos a ralentizar y prevenir la oxidación de las moléculas, contribuye a reducir el riesgo de sufrir infartos gracias a sus flavonoides.
Otras propiedades:
  • Protege el sistema inmunitario y ayuda a combatir infecciones
  • Ayuda a prevenir las caries y enfermedades bucales, gracias a su contenido en flúor.
  • Ayuda a reducir los niveles de azúcar en sangre
  • Ayuda a combatir el estrés: gracias a la L-teanina que nos puede ayudar a reducir la hormona del estrés "cortisol", con su consumo diario.
  • Activa la mente, permite favorecer la concentración y favorece a la memoria

Por todo lo que te hemos contado...


El té negro es una buena elección cuando queremos dejar de tomar café o reducir la ingesta de éste, pues debido a su alto contenido en teína (comparado con los demás tés), es un buen sustituto para comenzar el día con energía. Además queda perfecto si le añadimos un poco de leche o de bebida vegetal, incluso prueba a infusionarlo directamente en leche en vez de en agua. Desayunar con una buena taza de té negro nos ayudará a activarnos y a mejorar nuestra concentración y rendimiento a la hora de ponernos a trabajar o estudiar.
Recuerda que cuando hablamos de tomar té negro como sustituto del café, no quiere decir que éste haga el mismo efecto, ni mucho menos. La cafeína de una taza de té negro es de 55 miligramos, mientras que el de una taza de café está entre los 125 y 128 miligramos. Además, como ya hemos mencionado antes la teína aumenta los niveles de concentración, mientras que la cafeína del café además de activarnos, nos afecta provocando un estado de ansiedad, nerviosismo.

 Preparación correcta: 12-15 gr/l | 3-5 min | 95ºC


¿A qué esperas para hacer de tus desayunos un momento delicioso? Descubre la gran variedad de tés negros de diferentes orígenes que te ofrecemos desde Mimaté, y de unas mezclas que saciarán tus ganas de dulce como por ejemplo "El secreto de caperucita roja".