La infusión de frutas siempre sabe bien, tanto en una tarde calurosa de verano como refresco helado, como bebida aromática caliente. Es una alternativa saludable comparable a los zumos de frutas: saben bien y sientan bien por su contenido en vitaminas pero no cafeína. También protegen el estómago gracias a su bajo contenido en ácidos. 15-20 gr/l - 10-12 min - 100° C.