EL TÉ BLANCO


El té blanco es uno de los más sutiles, delicados y selectos dentro de las categorías de té. Deleita el paladar y fortalece las defensas. Los efectos del té blanco ayudan al bienestar. Contiene los mismos ingredientes curativos para el sistema inmunológico, pero en mayores concentraciones. Es el que más polifenoles posee, por lo que se convierte en el mejor antioxidante. El té blanco viene de las delicadas yemas de la Camellia Sinensis y de las hojas jóvenes de esta planta. Los finos pelos de color blanco plateado que presentan los brotes sin abrir, son los de dan a este té su nombre.

Propiedades del té blanco


Conocido como el "té de la belleza", al té blanco se le atribuía en China (de donde es originario), el poder de conceder la inmortalidad y la eterna juventud. Esto se debe a que posee importantes propiedades antioxidantes que ayudan a combatir los radicales libres, responsables del proceso de degradación de las células.
Protege la producción de lípidos y aporta grandes cantidades de vitaminta C y E, que hacen que la aparición de arrugas se retrase. Por ello podemos encontrar muchos productos de belleza, como cremas antiarrugas, perfumes o suplementos para dietas, que poseen té blanco.
Pero además se caracteriza por ser el té que menor teína contiene.

Cómo preparar correctamente este té tan delicado


Como ya te hemos contado en la preparación de otros tés, el tiempo de infusión y la temperatura del agua son esenciales para conseguir una infusión perfecta. Pues con el té blanco no es menos importante si queremos disfrutar de una deliciosa taza de té.
Para la correcta preparación del té blanco, te recomendamos el uso del agua a una temperatura de entre 75ºC y 85ºC, y un tiempo de infusión de entre 3 y 5 minutos dependiendo del té.
Añade ya a tu compra uno de los tés blancos que Mimaté te trae y descubre sus beneficios.